Vitamina D

Vitamina D

La vitamina D es otra sustancia esencial para nuestro organismo, ya que es un cofactor básico en el proceso de metabolismo del calcio. De este modo, la vitamina D nos ayuda a mantener la estructura ósea en condiciones normales, contribuyendo a fortalecer huesos y dientes. Además, esta sustancia también juega un papel importante entre las vitaminas para subir las defensas del sistema inmunológico.

Dentro de nuestras defensas corporales, la vitamina D actúa en la coordinación de los distintos niveles de defensa del sistema inmunitario. Así pues, la vitamina D beneficia a una acción defensiva de nuestro organismo óptima y organizada.

El origen de la vitamina D procede, en su mayoría, de las células de la piel a raíz de un proceso de transformación de un derivado del colesterol tras la exposición a los rayos del sol. Aunque a través de la dieta se absorbe un porcentaje mucho menor de esta vitamina, algunos alimentos ricos en vitamina D son los huevos, los lácteos o el pescado azul.