¿Te has preguntado alguna vez cómo funciona el sistema inmunitario? Este supone la principal defensa natural ante los virus y bacterias que pueden afectar al organismo, así que es prioritario cuidar de él tan bien como él cuida de nosotros/as. El sistema inmunitario funciona como una especie de escuadrón de policías bien entrenados y dispuestos a acudir a una emergencia.

Cuando nuestro cuerpo detecta una amenaza, como puede ser alguna infección producida por un corte, o bien alguna otra enfermedad infecciosa, nuestros glóbulos blancos (llamados leucocitos) viajan directamente hasta donde se encuentra la emergencia y tratan de neutralizarla hasta que logran eliminarla.

Hay veces que el sistema inmunológico puede recibir nuestra ayuda, ya sea a través de algún medicamento en caso de enfermedad, consumiendo complementos vitamínicos que ayuden a reforzar el sistema inmune, o incluso a través de una vacuna para enseñarle cómo defenderse. Todas estas formas nos ayudarán a reforzar el sistema inmunológico para estar preparado ante cualquier eventualidad provocada por patógenos dañinos.

 

¿Cómo trabaja el sistema inmune?1

Una parte de cómo funciona el sistema inmunitario es que una vez que este ha detectado una amenaza envía a los glóbulos blancos para combatirla. La manera visible para nosotros/as es en forma de una respuesta inflamatoria, ya que la zona afectada, en donde se encuentran estos glóbulos trabajando, se llena de ellos abultando el área (y provocando algo de dolor durante el proceso). Por eso es importante que un doctor/a nos valore cuando estemos enfermos, ya que podrá decidir si debe recetarnos o no un antiinflamatorio. En ocasiones es importante mantener este proceso inflamatorio, ya que es la manera en la que los glóbulos blancos puedan trabajar libremente.

 

¿Cuáles son los tipos de glóbulos blancos más comunes en el cuerpo?

Los glóbulos blancos son una parte fundamental que explica cómo funciona el sistema inmunitario. Estos son generados en diferentes áreas de nuestro cuerpo como pueden ser la médula ósea, los ganglios linfáticos o el bazo, entre otros. Este es debido a que tienen distintas formas de combatir las enfermedades: cada uno se especializa en un distinto tipo de agente patógeno y combaten con distintas técnicas de respuesta inmunitaria entre sí. Los tipos de glóbulos blancos que hay en nuestro cuerpo son:

  • Linfocitos: estos generan anticuerpos contra virus y bacterias
  • Neutrófilos: eliminan hongos y bacterias en la digestión, este es el tipo de glóbulo blanco más abundante en el cuerpo.
  • Eosinófilos: combaten las células cancerosas y refuerzan al cuerpo durante las reacciones alérgicas.
  • Basófilos: segregan sustancias químicas en la sangre para controlar las respuestas del sistema inmune.
  • Monocitos: descomponen las bacterias, son el glóbulo blanco con la vida más larga.

 

Cómo los complementos alimenticios Redoxon® te ayudan a mejorar el sistema inmune2

Ahora que ya sabes cómo funciona el sistema inmunitario, es el momento de pasar a la acción. Desde Redoxon® te ofrecemos complementos alimenticios que te ayudarán a proteger tu sistema inmunitario gracias a la combinación de vitaminas y minerales, como Redoxon® Extra Defensas que incluye ingredientes como la vitamina C, D y el mineral Zinc.

Si te interesa saber más acerca de cómo funciona el sistema inmunitario y cómo mejorarlo, te invitamos a que descubras en detalle cómo aumentar las defensas.